Acoso escolar o bullying en niños y adolescentes

El acoso escolar es un tema complicado. Si nos remitimos a las cifras que constatan que 1 de cada 5 niños sufrirá acoso en España, nos podemos llevar las manos a la cabeza. Y es que el bullying está allí, conviviendo en el día a día de nuestros hijos. Sea en el papel de acosado, acosador, o espectador, quien más quien menos, ha vivido algún caso en un entorno cercano.

Acoso escolar

El tema del acoso no es cuestión de uno ni de dos. La responsabilidad e intervención en este tipo de casos es de todos y cada uno de nosotros. No valen las frases del tipo «son cosas de niños», ni divisiones entre buenos y malos, ni mucho menos mirar hacia otro lado y hacer como si aquí no ha pasado nada. De este tipo de actitudes han salido casos que han terminado siendo muy graves… Aun centrándonos en los casos que revistan menor gravedad, la víctima siempre sale emocionalmente malparada. Las consecuencias pueden permanecer en el mundo emocional de aquellos que han sufrido acoso, incluso hasta 40 años después de los ataques, según afirma el informe publicado en American Journal of Psychiatry, realizado por King’s College London.

El esquema del acoso es sencillo. Nos lo explicó Carmen Cabestany, profesora y secretaria de la asociación No al Acoso Escolar, muy bien en su ponencia en la edición de Gestionando hijos, en Barcelona en mayo de 2016. En aquella ocasión, Carmen Cabestany representó el acoso en forma de balanza donde cada uno de los implicados tiene su peso. En un lado el acosador, en el otro la víctima, y quien hace que la balanza se incline hacia un lado o al otro es el peso del grupo. Si el acosador no se siente arropado por el grupo, deja de actuar.

De ello se deriva la importancia que tiene que eduquemos a nuestros hijos en la empatía en general, y especialmente con aquellos que sufren. Los niños deben aprender a aceptar a cada uno como es, con sus defectos y sus cualidades, a pronunciarse ante cualquier injusticia que vean, y no a convertirse en meros espectadores de lo que acontece a su alrededor. Cuanta más fuerza a favor de la víctima, menos presión realizará el acosador.
Os recomiendo visionar la ponencia, porque es muy completa e interesante.

El acoso escolar no tiene edad. Muchas veces relacionamos el acoso escolar con la adolescencia. Sin embargo, es un tema que se inicia desde edades bien tempranas, y curiosamente disminuye con la edad.
La única diferencia entre edades es el tipo de acoso, o cómo se produce, pero los daños emocionales siempre están presentes, independientemente de que sea en preescolar, primaria o bachillerato.
Según el informe Cisneros X(2005), las cifras hablan por sí solas. La mayor incidencia de los casos de acoso está entre los cursos de segundo y cuarto de primaria, que oscilan entre un 43% y un 37%. Los índices van disminuyendo al llegar a bachillerato, con valores de 11%.

 

Tipos de acoso escolar

El acoso escolar se puede dar en diferentes ámbitos del entorno escolar y bajo diversas formas. Aunque la estructura siempre es la misma, un acosador, unos testigos o grupo, y una víctima.
El acoso se manifiesta de diversas formas, entre los tipos más frecuentes se pueden destacar:

Físico: cuando el acoso se produce utilizando violencia física.

Social: el que provoca una “exclusión” de la víctima. Situaciones que implican dejar de lado a un niño. Ese pequeño o adolescente al que no invitan a la fiesta o las salidas de grupo. Aquel en que nadie quiera escoger a ese compañero para formar equipo en juegos, trabajos escolares…

Verbal: en él la herramienta de acoso son las palabras, ya sea a modo de insultos, mofas,…

Ciberbullying: es aquel que se produce usando como vehículo las redes sociales.

cyber-bullying

Libros relacionados con el acoso escolar

Hay libros para todas las edades que abarcan el tema del acoso escolar, bien directamente, bien de forma más sutil. Siempre resulta útil poder remitirnos a alguna lectura para ayudar a nuestros hijos a hablar, entender, o desarrollar conceptos y valores. Os citaré solo algunos:

Para los más pequeños, títulos como El amigo perfecto, que nos ayuda a entender que todos somos diferentes, pero no por ello hay nadie mejor que otro.

Para los peques, tratando directamente el acoso, podéis recurrir a Hugo y la receta mágica. Otra lectura interesante es el cuento El club de los valientes de Begoña Ibarrola.
Os recomiendo encarecidamente, tanto para adolescentes como para los pequeños, la saga Wonder. Que aparte de las novelas para más de 12, ha salido al mercado un cuento adaptado a peques: Wonder. Todos somos únicos. En la misma línea de aceptar las diferencias, para los más mayorcitos, podéis optar por Como pez en el árbol.

Si buscáis casos reales y cercanos para adolescentes, una lectura ideal es Y luego ganas tú… con la que seguro más de uno se siente identificado. Podría hacer un post solo con literatura infantil y juvenil sobre este tema. Sin embargo, esta pequeña selección es muy recomendable.

El acosador también tiene problemas

El niño que acosa probablemente no sea feliz y su nivel de autoestima sea tan bajo que necesita sentirse “superior” a otro para paliar ese sentimiento. Un niño que tiene cubiertas sus necesidades emocionales no se convierte en acosador. Es por ello que en los casos de bullying no solo se debe prestar atención a la víctima, sino que se ha de tratar al acosador para descubrir qué hay detrás de su comportamiento.

A nivel personal, lo que me parece curioso es que he conocido a muchos padres con problemas de hijos acosados, pero ninguno me ha dicho que su hijo le hace la vida imposible a un compañero y si se la hace, resulta mucho más sencillo desviar la mirada. Si nuestro hijo se comporta de ese modo, es obvio que debemos actuar con coherencia, y es importante que atajemos el problema de raíz. A mi parecer, esto ahorrará innumerables problemas en el futuro.

Por no hablar de los niños a cuyos padres les hacían mucha gracia sus travesuras. No obstante, cuando llegan a los 15 ya no hacen tanta, y quizá ya se les empieza a escapar de las manos la situación. Hay que educar en la empatía y el respeto. Si un niño ejerce la violencia, sea verbal o física, respecto a otro, es necesario buscar la forma de ayudarle y poner límites desde bien pequeños.

Como padres preocupados por la educación de nuestros hijos, debemos estar alerta ante las situaciones cercanas de acoso. Sea el papel que sea, siempre es necesario intervenir desde diversas fuentes: dialogando con el niño, ayudándole a afrontar la situación, acompañándole a comprender lo que está ocurriendo, y buscando juntos soluciones, hablando con el centro, con las otras familias, buscando ayuda psicológica,…
El acoso es un tema complicado y amplio. Termino este post con la sensación de dejar muchas cosas en el tintero. Podría haber hablado de casos espeluznantes que todos hemos visto en los medios. De casos vividos muy de cerca. De formas de actuar, de los diferentes perfiles de los implicados, de cómo detectar el acoso, del papel de los adultos, pero un post no da para más. Para complementarlo, os aconsejo que os paséis por el resto de blogs que participan en #hayvidadespuesdelosseis, que en la edición de este mes trata de este tema.



Leemos Kiku i Kika. Sorpresa, sorpresa

La editorial Cruïlla nos ha presentado este verano una nueva aventura de Kiku i Kika: Sorpresa, sorpresa. Es un cuento muy visual y tierno dirigido a peques de 3 a 5 años que contiene solapas en las que se esconden pequeñas sorpresas.

Ficha técnica de Kiku i Kika. Sorpresa sorpresa

Título: Kiku i Kika. Sorpresa sorpresaKiku i Kika. Sorpresa, sorpresa

Autor: Yasmeen Ismail

Ilustraciones: Yasmeen Ismail

Editorial : Cruïlla

Temática: situaciones cotidianas, emociones, cuento infantil

Edad recomendada: A partir de 3 años

Sinopsis de Kiku i Kika. Sorpresa, sorpresa

Hoy es un día muy especial para Kiku i Kika, y para hacerlo especial se requieren grandes preparativos. Acompañaremos a los dos protagonistas a lo largo de la jornada y viviremos junto a Kiku i Kika la emoción que encierran las pequeñas escenas cotidianas.

Opinión personal de Kiku i Kika. Sorpresa, sorpresa

Si hay algo en este cuento que indudablemente atrae a los más pequeños son los detalles que se esconden bajo las solapas que contienen cada una de sus páginas. No en vano el libro se titula Sorpresa, sorpresa, y es que entre sus hojas se esconden infinidad de coloridas escenas que sin duda despertarán la curiosidad de los niños.

Las ilustraciones, que corren a cargo de Yasmeen Ismail, simplemente puedo decir que nos han enamorado tanto por los trazos simples pero detallados, como por el colorido. Los colores se alejan muy poco de la gama primaria, predominan los rojos, azules, amarillos y verdes, combinados de una forma muy atractiva con tonos grises, rosas, lilas,…

Kiku i Kika. Sorpresa, sorpresa

También es un cuento recomendable como primera lectura para aquellos niños que ya reconocen los caracteres de imprenta. Los párrafos son cortos y en cada página la parte escrita oscila entre dos y cinco líneas.

Kiku i Kika. Sorpresa, sorpresa

Un elemento que lo hace atrayente a los pequeños es la cotidianeidad. El valor de las cosas pequeñas de cada día que, especialmente en las edades a las que va dirigido el libro, es muy importante. Los pequeños se sentirán rápidamente identificados con las diversas situaciones y se emocionarán junto a los protagonistas.Kiku i Kika. Sorpresa, sorpresa

Kiku i Kika. Sorpresa, sorpresa es un cuento sencillo, alegre, muy dulce, con ilustraciones muy bonitas, y cercano a las situaciones que viven los peques. La amalgama de estos elementos lo hace ideal para los niños, y estoy segura que para más de uno se convertirá en su cuento preferido y lo querrán escuchar noche tras noche.



últimos comentarios
Dácil
Dácil

Que monería <3

5 ideas para crear un lugar de estudio ideal

Septiembre con el regreso a la rutina nos incita a nuevos propósitos. Tras el descanso vacacional, la vuelta al trabajo y al cole hacen que en la reentré procuremos organizarnos bien. Vuelven los temidos deberes y exámenes. Para afrontarlos de forma exitosa, lo mejor es tener un cómodo rincón para estudiar.

Tener un rincón adecuado para el estudio favorece la concentración, les permite organizarse mejor teniendo a mano todo aquello que necesitan y al mismo tiempo permite optimizar las tareas escolares.

Zona estudio

Para que la zona de estudio sea adecuada y favorezca la predisposición al trabajo debe cumplir una serie de requisitos:

1º Buena luz y ubicación

En el lugar en el que pensemos dónde montar el rincón de estudio es fundamental que la mesa esté bien iluminada. Lo mejor es colocarlo cerca de una ventana desde la que se pueda aprovechar al máximo la luz diurna.

Asimismo, es importante colocar un flexo que ilumine directamente el área de trabajo. Debemos controlar la potencia lumínica, ya que un exceso de luz cansa la vista igual que la falta de ella.

Por otra parte, hay que ubicar el flexo de tal manera que no creen sombras mientras trabajan. El flexo se ha de situar en el lado opuesto a la mano con la que se escribe.

Por otra parte, la mesa de estudio se debe colocar en un lugar de la casa que no sea muy ruidoso ni transitado. La propia habitación de los niños resulta ideal.

2º Minimalismo: limpieza y orden

La mesa de estudio ha de estar lo más despejada posible. Sobre la mesa, mantener únicamente aquellos materiales imprescindibles. Esto evitará distracciones y permitirá optimizar el espacio.

No hay que acumular papeles, libros y libretas encima de la mesa. Lo mejor es que esta cuente con cajones en los que puedan guardar aquello que no necesitan al momento.

Por otra parte, se han de mantener ordenados los cajones, y organizarlos de tal forma que cuando necesiten cualquier cosa, la tengan rápidamente al alcance de su mano.

Si os encontráis que aparecen un montón de cachivaches, os recomiendo leer sobre el método de Marie Kondo, y en menos que canta un gallo lo tendréis todo despejado.

3º Organización de la mesa de trabajo

Tener elementos para organizarse bien, una agenda o un tablón con pósits para recordar fechas de entregas de tareas. Y es que una buena forma de optimizar el trabajo es controlar en cada momento aquello que tenemos que hacer. Es útil hacer listas con las tareas del día. Eso evitará que se les olvide algo. Aunque sin exagerar, no hay que llenar demasiado el espacio con notas y pósits. Por otra parte, es recomendable dejar para el final las tareas más sencillas, ya que es cuando estarán más cansados y bajará el nivel de concentración.

 

4º Nuevas tecnologías

Es necesario mantener alejados los aparatos electrónicos. Este punto es muy importante, ya que tener la cónsola o el móvil sobre la mesa, especialmente este último, genera muchas distracciones. En cuanto a tabletas y ordenadores, a no ser que sean absolutamente necesarios para realizar las tareas, tampoco deben estar presentes en el rincón de estudio.

5º Ergonomía

Hay que escoger una silla cómoda y adecuada a la altura. Tener una buena silla que favorezca una postura adecuada es importante, especialmente a medida que los niños van creciendo y cada vez necesitan pasar más tiempo de estudio. Para ello escogeremos una silla regulable que se adecue a la altura de la mesa. En principio, los pies deberían tocar el suelo.

zona estudio

Estos son los puntos más básicos a tener en cuenta cuando queramos preparar el rincón de estudio. Es importante que los niños se acostumbren a trabajar en el lugar específico para ello y que desde un buen principio adquieran buenos hábitos posturales para evitar el cansancio y problemas de espalda a la larga. Además, tener su propio espacio para estudiar les ayudará a estar más motivados.

Estos son las pautas que he seguido para diseñar el lugar de estudio de mis hijos. También sería interesante que os ayudaran a escoger los elementos de su pequeño espacio. Si tenéis alguna idea, recomendación o sugerencia que os funcione en el lugar de estudio, la podéis compartir en los comentarios.



A %d blogueros les gusta esto: