La vida de Calabacín

El 24 de febrero se estrena en cines la película de animación La vida de Calabacín, distribuida por Rita & Luca Films, La Aventura Audiovisual, y Vercine. Ha sido nominada a los Oscars 2017 como mejor película de animación, además de contar con varios premios en su haber.La vida de Calabacin

Es un film que conquistará al público por su ternura y por los contrastes entre situaciones complicadas y momentos alegres. Y es que, de hecho, lo que pretende, es plasmar la realidad más cruda desde los ojos inocentes de unos niños de 9 años, sin maquillajes ni adornos.

La vida de Calabacín nos conducirá hasta lo más profundo de los sentimientos y actitudes de los personajes. Las cuidadas técnicas de animación unidas a un guión muy potente hacen de la vida de Calabacín una película muy recomendable para los niños más mayorcitos y público juvenil: a partir de 8 años.

Ma vie de Courgette

Ficha técnica La vida de Calabacín (Ma vie de Courguette)

Productora: Rita Productions
Director: Claude Barras
Guionista: Céline Sciamma
Adaptación de: Autobiographie d’une Courgette, de Gilles Paris
Producción: Max Karli & Pauline Gygax; Armelle Glorennec & Eric Jacquot; Marc Bonny
Producción ejecutiva: Kate & Michel Merkt; Théo Ciret
Fotografía: David Toutevoix
Montaje: Valentin Rotelli
Sonido: Denis Séchaud
Director de animación: Kim Keukeleire
Director de arte: Ludovic Chemarin

Sinopsis de La vida de Calabacín (Ma vie de Courguette)

Tras la muerte de su madre, Calabacín va a parar a la comisaria, donde traba amistad con un policía, Raymond, que le acompañará al orfanato, que se convertirá, a partir de ese momento, en su nuevo hogar. Los comienzos son difíciles, Calabacín se siente solo, sin su madre y con unos compañeros que no le han acogido de la mejor manera. Pero poco a poco Calabacín aprenderá a confiar, querer a los demás, y conectar con aquellos que le rodean.

Courgette13

 

Opinión personal de La vida del Calabacín (Ma vie de Courguette)

Cuando vi la película La vida de Calabacín quedé impresionada por la originalidad de esta animación destinada a público familiar. Si os voy a ser sincera, salí del cine con la emoción a flor de piel. No se puede negar que es un film que mueve los sentimientos. Y es que realmente no es para nada lo que te esperas en cine familiar, a pesar de su colorido, mensaje positivo y gags divertidos, en ocasiones transmite situaciones de increíble dureza. A pesar de ello, no vayáis a pensar, en el film no encontraréis ni un ápice de violencia, sino un guión muy bien trabajado, que junto al lenguaje gestual de los personajes, nos transmite claramente todo lo que quiere contar.

La vida de Carbassó

En más de una ocasión, a lo largo de la película, cuando se produce el punto álgido de una situación que puede llevar al espectador a cierta tensión, aparece la música alegre y divertida que nos traslada totalmente a una escena más alegre y vital. Quizá una forma sutil, o no tan sutil, de hacernos llegar las emociones de los protagonistas, que van de un punto a otro, y que por otra parte, pone en relevancia la gran capacidad de resiliencia de los niños para seguir adelante sin perder la sonrisa ni las ganas de jugar. Y es más, sin perder la fe y la confianza en aquellos que les rodean. En este sentido me ha parecido muy correcto el hecho de que desde la película se da la vuelta al estereotipo que tenemos de orfanato de lugar triste y gris.

Por otra parte, la animación en stop-motion es impecable, los gestos, las expresiones de los personajes, están muy trabajadas. Otro punto a favor es cómo se perciben las texturas en los dibujos, la luz y los colores…

Una película que me ha parecido cuidada hasta el máximo detalle: el guión, la música, la animación,… destilan perfeccionismo, aprovechando al máximo todas las posibilidades técnicas y creativas.

Estoy segura de que si vais a ver la peli con vuestros hijos, estos saldrán con muchas preguntas, aunque probablemente hay partes de la película que las interpretarán a su modo. Desde este punto de vista, la película os puede ser muy útil a nivel pedagógico, ya que es una ocasión ideal para tratar temas que normalmente se nos pasan por alto. Y os ofrecerá un escenario perfecto para explicarles que hay niños en muchas situaciones, y lo necesario que es para los pequeños tener unos padres que los amparen, los cuiden, los abracen… y en definitiva, les transmitan todo su calor y cariño.

Sí apostáis por un cine diferente, que ensalce el positivismo, que haga hincapié en valores como la amistad, la adaptación, la tolerancia, la confianza en los demás y en temas que se encuentran a la orden del día, La vida de Calabacín os va a encantar.

OSCAR 2017
NOMINADA A MEJOR PELÍCULA DE ANIMACIÓN
GLOBOS DE ORO 2017
NOMINADA A MEJOR PELÍCULA DE ANIMACIÓN
FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN 2016
PREMIO DEL PÚBLICO A LA MEJOR PELÍCULA EUROPEA



últimos comentarios
Dácil Isabel Muñoz Porta
Dácil Isabel Muñoz Porta

oh oh quiero verla, quiero verla. Que buena pinta!!

Reseña de Tic-Tac. Cuatro cuentos y un secreto

Hace unos días, de la mano de Boolino, nos llegó un ejemplar de Tic-Tac. Cuatro cuentos y un secreto. Como su título indica, se trata de una serie de cuentos que nos hablan de relojes, relojeros, autómatas sin cara que adoran el cuento del Principe Feliz, perros que no ladran, de amigos… y en definitiva, del paso del tiempo y de su relación con las diferentes etapas de nuestra vida.

Ficha técnica Tic-Tac. Cuatro cuentos y un secretoTic-Tac cuatro cuentos y un secreto

Título: Tic-Tac. Cuatro cuentos y un secreto

Autor: Diego Arboleda

Ilustraciones: Eugenia Ábalos

Editorial: Libre Albedrío

Edad recomendada: +10

Paginas: 140

Sinopsis de Tic Tac. Cuatro cuentos y un secreto

Raúl, el nieto del relojero Cosme Barri (que nunca consigue diseñar un reloj sin un solo fallo), nos narra cuatro cuentos relacionados con los relojes o el paso del tiempo. Los cuentos se encuentran ligados entre sí, ya que tienen lugar en el mismo barrio, con los mismos vecinos, amigos… En ellos se tratan diversas etapas de la vida: desde la infancia a la senectud y con un lenguaje sencillo y ameno nos adentra en las aventuras de los personajes, que particularmente, me han parecido entrañables.

Y entre sus páginas, ¡cómo no!, un secreto relacionado con el paso del tiempo, si queréis conocerlo no tenéis más que abrir sus páginas y empezar a leer.

Opinión personal de Tic Tac. Cuatro cuentos y un secreto

La impresión que nos ha dado es la de un relato dulce, revestido de ternura y que, a pesar de su aparente sencillez, da que pensar en lo que el tiempo nos depara o hacia dónde nos conduce.

El paso del tiempo, la vejez, o la muerte, son temas que no son los que habitualmente encontramos en las novelas destinadas al público adolescente, lo que convierte a Tic-Tac en una serie de cuentos muy especial.

El estilo de la escritura es muy cuidado y muestra sus puntos fuertes en las descripciones. El lenguaje es sencillo, cotidiano, ameno, lo que lo hace de fácil lectura para el público al que va dirigido. A pesar de la aparente sencillez, a lo largo de Tic-Tac. Cuatro cuentos y un secreto nos encontramos con juegos de palabras que a buen seguro nos llevarán a detenernos en lo que nos rodea y el significado del paso del tiempo.

Esta novela está hecha para leerla solos, pero la sugiero como ideal para hacer lecturas en voz alta. De forma pausada, con la entonación adecuada, puede dar lugar a buenos momentos en familia.

Una de las cosas que nos han gustado es que, a pesar de ser historias diferentes, entre los diversos cuentos se establece un relación: el mismo barrio, personajes que coinciden,… lo que en parte es una historia larga hilvanada en forma de cuentos cortos.

Uno de los nexos entre las diversas historias es el abuelo y la relojería, los relojes, y en definitiva, el tiempo.

No se puede decir que sean unos cuentos repletos de acción, sino que la trama transcurre tranquila, y se van sucediendo los hechos de una manera sutil, cotidiana y relajada. A mi parecer es un libro para saborear el gusto de la lectura recreándose tanto en la historia como en la forma de ser narrada…

En algunos cuentos los desenlaces son realmente sorprendentes, o por lo menos, curiosos, por las relaciones que se establecen en ellos.

Tic tac  Eugenia Ábalos

La última de las historias, la más larga y en la que se cuenta el secreto del que nos habla el título es, para mi gusto, la mejor.

Tic-Tac. Cuatro cuentos y un secreto viene profusamente ilustrado. Las ilustraciones casan perfectamente con el estilo del libro. Personalmente, aunque no me acaban de llegar las caras de los personajes, las he encontrado muy dulces y entrañables. Describen detalladamente las cosas que vamos leyendo.

En definitiva, es un libro dirigido a pre-adolescentes y de más edad, que encierra entre sus paginas relatos preciosos, que se hacen cercanos, y en algunos momentos se envuelve de una dulce y entrañable nostalgia de la vida en otras épocas.

 



Cuando los niños dicen mentiras

El tema que nos ocupa en #hayVidadespuésdelosSeis son los niños que mienten. Siempre he creído que a nadie le gusta que le digan mentiras y si no quieres que tus hijos mientan, predica con el ejemplo. Y os garantizo que esta premisa la he seguido al pie de la letra.

Si la cosa fuera tan simple, el problema sería de fácil solución, pero no es tan sencillo. Los motivos por los que los niños mienten pueden ser muy variados, y no os podéis imaginar como me he sentido, ilusa de mí, cuando les he pillado en alguna que otra mentirijilla.

Como si se tratara de un monólogo conmigo misma, lo primero que pienso es: -¿Por qué me mientes? ¿Acaso yo te miento a ti?

Y es que cuando tus hijos te mienten, lo que te viene a la mente es una posible falta de confianza, aunque tampoco es tan simple, y detrás de una mentira se pueden encontrar infinitas razones.

Niños que mienten

Por qué los niños mienten

– A mi parecer la más importante de las causas por las que los niños mienten es el miedo: el miedo a ser castigados, a no cubrir nuestras expectativas, a no haber actuado correctamente.

– Otro de los motivos puede ser la vergüenza. Y esto, a modo de ejemplo, acostumbra a pasar en aquellos niños que sufren acoso. Que puede ser que se sientan avergonzados por una situación de la que ellos no son responsables y les da vergüenza que les veamos en una posición de desventaja o se rompa la imagen que tenemos de ellos.

– El saber que no vamos a estar de acuerdo con determinadas situaciones. Esto puede ocurrir cuando los padres tienen tendencia a juzgar. Si un día vienen contando alguna experiencia y les contestamos con una crítica negativa, o incluso un castigo, no estamos fomentando el diálogo ni la confianza y probablemente la siguiente vez, o bien nos ocultarán la verdad, o la disfrazarán.

– Para llamar la atención.

– Cuando el niño no está de acuerdo con lo que le rodea. Por ejemplo, el niño que miente a sus compañeros diciendo que tiene muchos juguetes, para ocultar su frustración.

– Por imitación, si acostumbramos a mentir a los niños, ellos aprenderán que esa forma de actuar es la normal, cuando no es así.

– Para dar ante los demás la imagen que creen que esperan de ellos. La necesidad de sentirse aceptados.

Qué hacer ante las mentiras

Vivir diciendo mentiras no favorece para nada el bienestar con uno mismo. Por ello es necesario que eduquemos a nuestros hijos en el valor de la honestidad desde pequeños. Hay que distinguir entre mentiras y mentirijillas, y en los niños muy pequeños tampoco se les debe dar mucha importancia a algunas, ya que a veces les cuesta distinguir entre realidad y fantasía, otra cosa es si se convierten en algo muy habitual o exagerado.

– Para que los niños no se acostumbren a mentir, lo primero, como apuntaba al inicio del post, es que nosotros como padres no les mintamos. En los más mayores, ya os he comentado, que el predicar con el ejemplo solamente no basta. Hacen falta más pautas para evitar que se refugien en las mentiras.

– Lo más importante es descubrir por qué nos están mintiendo. Quizá la mentira es la punta del iceberg de otros problemas. Así podremos trabajar la educación emocional desde diversas vertientes, según nosotros como padres veamos: bien la autoestima, los miedos, acoso, hacerles comprender que los queremos tal y como son,…

– Salgamos de nuestro propio yo y observémonos a nosotros mismos como padres, quizá somos demasiado exigentes, o los juzgamos, o somos demasiado autoritarios y lo que genera las mentiras es que no se sientan a la altura de nuestras expectativas…

– Con la ayuda de cuentos y charlas o juegos podemos trabajar el valor de la sinceridad, la importancia de ser honestos con nosotros mismos y la empatía, ya que a nadie le gusta ver que le han mentido. Que nosotros somos responsables de nuestros actos. Y que si nos acostumbramos a mentir, perderemos credibilidad ante los demás, igual que le ocurrió al pastor mentiroso.

– Crear con nuestros hijos un clima de confianza cuando hablemos con ellos. Para mí es importante que en nuestra mente esté muy presente la importancia de un diálogo abierto, con escucha activa y sin emitir juicios, ya que si lo hacemos, lo que vamos a conseguir es que en la próxima ocasión se cierren en banda.

Estas son las pautas que más o menos sigo en el día a día de mis hijos. Aunque puedo afirmar que en nuestra familia este tema nunca ha sido un problema, ya que mis hijos no tienen tendencia a mentir. Sin embargo, si las mentiras se convierten en algo excesivo o habitual, y como padres nos sentimos desbordados con el tema, creo que no está de más acudir a un profesional.



últimos comentarios ...
Mamadedos
Mamadedos

Jajajaj vamos en la misma linea..... mentirijillas. Me ha encantado
montsar
montsar

Gracias Bea!! Ahora me paso a leerte, a verdad es que solemos coincidir bastante!!
montsar
montsar

A mi también me pueden!!! Por verguenza o miedo es lo que más...!! Pero, por suerte no nos podemos quejar …
Yolanda López
Yolanda López

Yo también hice un post sobre las mentiras de los niños porque es un tema que empezó a preocuparme en …
montsar
montsar

Pues voy a buscarlo!! Es que si ves que te mienten es preocupante, al menos a mi cuando me ha …

A %d blogueros les gusta esto: