Hace algunos días, en el marco de la 1º edición de Benvinguts a pagès, visitamos a los pescadores del puerto de Barcelona.

El día amaneció lluvioso, pero, afortunadamente a media mañana empezó a lucir el sol, y pudimos ver el muelle de los pescadores, los barcos, las redes, los edificios,…

Cap a mar Barcelona

Nuestro guía fue Xavi, un pescador de la Barceloneta de tercera generación. Ese fue nuestro primer descubrimiento ya que, al igual que nosotros, son muchos los que no saben que cada día desde el puerto de Barcelona salen varios barcos de pesca que regresan cargados de pescado y que, como apuntaba Xavi, “Que sepáis primero de todo que hay pescadores en Barcelona, y que nuestro producto es de lo más fresco que se puede encontrar”.

En nuestro paseo por el muelle de los pescadores pudimos ver la lonja, donde habitualmente se subasta la pesca del día. Asimismo, vimos el edificio de la antigua cofradía de pescadores, que también funcionaba como fábrica de hielo. La fábrica de hielo se ha trasladado actualmente a otro edificio más nuevo, sin embargo falta ultimar los detalles para poder ponerla en funcionamiento. Y es que el hielo es fundamental para el trabajo de los pescadores, ya que es gracias a este que se mantiene fresco el pescado de las cajas.

Visitas en familia cap a mar

Son varias familias las que viven de la pesca en la Barceloneta y en su mayor parte, al igual que Xavi, proceden de una tradición familiar pesquera. Y es por ello que se preocupan por cuidar su modo de vida. Es necesario construir con vistas a preservar los ecosistemas, nos comentaba Xavi, vigilar con las modificaciones del terreno que se hacen cerca de la costa, ya que es precisamente ahí donde crían los peces pequeños. Los pescadores se preocupan por ellos y se cuidan bien, por ejemplo, de no coger alevines, ya que en poco tiempo estos crecerán y les ofreceran una red más llena. Y es que de las buenas prácticas de pesca depende su futuro.

De la mano de Xavi pudimos observar como ha ido creciendo el puerto, que antiguamente tenía su límite en la torre del reloj, que se mantuvo tras la reestructuración del muelle y antiguamente funcionaba como faro. La torre del reloj nos permite observar como ha ido evolucionando el muelle, ya que data del año 1751. Como curiosidad, destacar que desde esta misma torre, en 1799, Pierre Françoise André Méchain tomó medidas para determinar la longitud del metro, dentro del desarrollo del Sistema Métrico Decimal.

Torre del rellotge. Moll de pescadors

Una de las cosas que a mi hijo pequeño le hizo más gracia fue ver la zona donde se extienden las redes para coserlas. Los niños de ciudad, alejados del día a día del sector primario, a menudo se sorprenden por cosas que a nosotros nos parecen evidentes. Observamos donde se guardan y arreglan las redes de los pescadores, que a menudo sufren roturas y siempre se han de repasar, normalmente cada barco tiene un experto en coser redes, aunque es una tarea que todo pescador que se precie debe saber hacer.

Redes de pescadores del puerto de Barcelona

Aprendimos cómo funcionan los barcos de pesca de arrastre y de cerco. Cómo los primeros salen al amanecer y los segundos al anochecer. Disfrutamos viendo los detalles de los barcos y conociendo sus funciones. Conocimos también las especies que suelen encontrar los barcos de arrastre, suelen recoger pelayas, lenguados, gambas, cigalas,… Con los de cerco, sardinas, boquerón,… Una vez sacados del mar, en cajas con hielo van directos a la lonja. Asimismo conocimos las temporadas en las que abunda una especie u otra…

Pesca de arrastre

Fue una visita interesante que nos acercó a la vida de los pescadores: sus horarios, la evolución de la maquinaria que usan. Cómo actualmente el trabajo está más mecanizado, lo que les permite ahorrar tiempo y personal…

En mi opinión la visita resulta ideal para hacer en familia. Para los niños aparece interesante, ya que es una buena forma de profundizar en el tema. ¿Y quién mejor para iniciarse con el arte de la pesca que un pescador de toda la vida?

Moll dels pescadors, Barcelona

De hecho, los pescadores de la Barceloneta organizan actividades variadas. Las podéis encontrar todas en la Web de Cap a Mar. La visita que hicimos nosotros es del estilo de la de “Descubre el muelle”, también ofrecen talleres a grupos de temática marinera, degustaciones,… E incluso se puede salir un día a pescar con ellos. Esta última propuesta nos gustó mucho, pero es solo para adultos, ya que la edad mínima es 16 años.

Tras adentrarnos en la forma de vida de los pescadores, nos entraron ganas de probar ese pescado recién salido del mar y es que, de hecho, en casa abogamos por el consumo de productos de proximidad. Por suerte los pescadores de Barcelona, a través de La platjeta, preparan cestas de pescado y marisco. Si eres de Barcelona te las traen a casa y si no, tienen puntos de recogida. El horario de entrega es los miércoles y jueves de 7 a 9, ya que es la pesca que llega de día, y los pescadores regresan al puerto antes de las 5 de la tarde.

Tantas veces hemos estado en el puerto viendo los cruceros, los yates deportivos,… y por primera vez lo hemos mirado desde otro punto de vista, el de puerto pesquero. Gracias a la primera edición de Benvinguts a Pagès que nos ha permitido gozar de una mañana diferente conociendo a los pescadores de la Barceloneta. Disfrutando de la alimentación saludable y del comercio de proximidad.