En la iniciativa #hayvidadespuesdelosseis este mes hablamos de libros. Si algo tengo muy claro es que el hábito de lectura se debe fomentar desde la más tierna infancia.

Es fundamental que transmitamos a nuestros hijos el amor por los libros, y más a día de hoy, que desde bien pequeños se hallan rodeados de tanta tecnología. Tecnología que a veces nos lleva a los padres a pensar que con tantas alternativas será imposible que se conviertan en buenos lectores.

No es que esté en contra de las tecnologías, pero cada cosa en su medida. Si sabemos movernos en varios frentes, nuestros hijos adquirirán buenos hábitos lectores, ya que no son elementos incompatibles.

Fomentar la lectura en la adolescencia

En casa, desde que mis hijos eran pequeños, se ha trabajado el fomento de la lectura, y a día de hoy puedo afirmar que los tres son ávidos lectores. Cada uno siente preferencia por distintas temáticas y géneros, pero los tres son capaces de quedarse enganchados a un buen libro y no soltarlo hasta llegar al final.

Si somos tan partidarios de la lectura, es porque esta conlleva múltiples beneficios cognitivos.

Beneficios de la lectura en niños y adolescentes

1º Cuanto más se lee, mejor comprensión lectora.

2º Aumenta la riqueza del lenguaje, puesto que de cada aventura se llevan nuevas palabras.

3º Favorece el desarrollo de la imaginación y la fantasía, ya que son capaces de imaginar lo inimaginable a través de las palabras escritas, que se convierten en imágenes en su mente a medida que son enlazadas entre sí.

4º Es un buen método para favorecer la empatía de los niños. Generalmente, con la lectura viven muy de cerca las emociones, anhelos y sentimientos de los personajes de las diferentes historias.

5º Algunos libros y cuentos favorecen la gestión emocional; cuando hay algún problema, en numerosas ocasiones resulta fácil encontrar una historia en el que el protagonista se halle en una situación similar. En este sentido, facilita que verbalicen la emoción, puesto que a veces resulta más fácil hacerlo desde la perspectiva de identificarse con el protagonista.

Cómo favorecer la lectura en los niños

– Uno de los elementos importantes es que a nosotros nos vean leer, disfrutar de la lectura. Es un hábito que tiende a “contagiarse” de padres a hijos.

– Cuando son pequeños, acercarles al mundo de los cuentos. Las lecturas en voz alta son una buena opción para compartir con ellos las palabras, las aventuras y las emociones de los personajes.

– En la adolescencia os recomiendo compartir sus lecturas, saber lo que leen vuestros hijos, contrastar opiniones sobre los libros con ellos.

– Es aconsejable dejar siempre a su alcance todo tipo de libros, cuando vayan definiendo sus gustos, ofrecerles aquellas lecturas que puedan ser motivantes o de su agrado.

– Nunca digáis que leen demasiado rato, os parecerá una barbaridad lo que estoy diciendo, pero sé de casos en que las familias lo hacen, “no ganamos para libros”, “si te lo acabas muy pronto, no te compraré otro”, “pasas demasiado tiempo leyendo”,… Nunca, nunca, nunca, debemos dejar aflorar a nuestros labios este tipo de afirmaciones.

– Otro elemento contraproducente es obligarlos a leer. Si un libro no les atrae, no debemos imponérselo, por más que sea vuestro libro preferido de la infancia, o el más recomendado. Es necesario respetar sus gustos.

– Una buena opción es recorrer las bibliotecas, en muchas de ellas hacen actividades para niños y adolescentes, desde la hora del cuento a talleres de cómic, o de cómo aprender a ser booktuber.

– A día de hoy hay libros para todos los gustos, buscad los que creáis más adecuados para la edad y el carácter de cada niño.

Fomento de la lectura en niños

Un buen libro siempre se puede convertir en un gran amigo. A través de las historias que se encierran entre sus páginas se puede viajar, soñar, evadirse por un momento de la realidad… Porque un libro sirve tanto para disfrutar de un momento de relax, como para aprender, divertirse, llorar, y lo mejor de todo, os lo podéis llevar a cualquier parte, hasta el fin del mundo, no hay que estar pendiente de la batería (a no ser que lo vuestro sea el e-book).

Por todo ello es necesario transmitir a nuestros hijos el valor de disfrutar de una buena lectura.