Leemos Pequeño país de Gaël Faye

Quiero hablaros de un libro que nos ha llegado a través de Boolino, se trata de Pequeño País, de Gaël Faye. Una novela juvenil que, sin duda, no puede dejar al lector indiferente. Su tono intimista y cercano, en ocasiones algo poético, en una historia que narra la realidad y los sentimientos de los recuerdos de infancia del protagonista, resulta conmovedora. No en vano ha sido galardonada en Francia con el Goncourt des Lycéens.

Ficha técnica de Pequeño paísPequeño país. Gaël Faye

Título: Pequeño país

Autor: Gaël Faye

Nº de páginas: 224

Edad: 16-18

Temática: Africa, Burundi, Ruanda, guerra, refugidos, biografia

Sinopsis de Pequeño país

Gaby, de 10 años, es hijo de padre francés y madre ruandesa, refugiada en Burundi. Gaby vive en un buen barrio con su familia. Su vida transcurre apaciblemente, se reúne con su pandilla para jugar en la calle recogiendo mangos, fumando a escondidas. Le encanta leer los libros prestados por su extravagante vecina. Comparte juegos con su hermana pequeña.

La separación de sus padres viene a romper el estado de calma de su vida. Por otra parte, lenta pero irreversiblemente se va acercando el eco de la guerra, el odio y la violencia invaden lo que había sido su pequeño remanso de paz, alejado de la pobreza, los conflictos y los problemas. Los acontecimientos se precipitan y Gaby debe huir a Francia, junto con su hermana pequeña Ana. Allí empezarán una nueva vida como refugiados y encontrarán la estabilidad y un futuro prometedor.
Ya de adulto, Gaby regresa al Burundi natal en busca de su identidad perdida, sus raíces y recuerdos. Como fruto del regreso a los paisajes de su infancia nace la novela Pequeño país.

Opinión personal de Pequeño país

La novela está recomendada a partir de 16 años. Lo cierto es que es bastante sencilla de leer y entender. Sin embargo, muestra la más cruda realidad de aquellos niños cuya vida cambia completamente en poco tiempo debido a las guerras. La vitalidad de la novela y su realismo es lo que la hacen especial. En ocasiones resulta conmovedora, dulce e inocente, mientras que en otras nos muestra la cara más cruel de la naturaleza humana.

La historia nos conduce al mismo corazón de Burundi. Entre sus páginas nos sentimos inmersos de lleno en el territorio africano, con sus paisajes, sus costumbres, sus gentes, la forma de ver el mundo. Da la sensación de que podemos apreciar los colores, los olores como si estuviéramos allí, acompañando al protagonista de Pequeño País.

Es un relato íntimo, introspectivo, que se siente muy cercano. Un estilo narrado en primera persona y muy descriptivo y poético, tanto a nivel de lugares como de perfiles personales y sentimientos.
Es un relato sobre la búsqueda de identidad de una infancia arrebatada y absorbida por los acontecimientos.

Transmite calidez y la visión de los acontecimientos a través de la mirada sencilla y sin tapujos de los 10-11 años.

Pequeño país nos habla de amigos de infancia, de juegos al aire libre, de la familia, de la vida cotidiana, de ricos y pobres, de África y de un país en el que de repente aparecen luchas entre etnias, altercados, política y guerras. Acontecimientos de los que, por más que se desee, nadie puede salir ileso, ni adultos ni niños… Las guerras siempre dejan heridas, si no en la piel en el alma.

Aunque es un libro que en ciertos capítulos es duro, lo recomiendo para jóvenes lectores. Y es que se convierte en una lección de vida sobre lo que significa estar viviendo en un país en el que estalla la guerra y tener que huir como refugiado.

Boolino



¿Os apetece un café? Miércoles Mudo

En el marco de la Exposición Nacional de Rosas, que se celebra en Sant Feliu de Llobregat, pudimos disfrutar de composiciones florales tan bonitas como estas.

 

Exposición nacional rosas Sant Feliu




últimos comentarios
Valverde de Lucerna
Valverde de Lucerna

Será un café muy perfumado.
La Mamarazzi
La Mamarazzi

¡Pero qué bonito! ¡Impresionante!

Handmade Festival Barcelona 2018. Nordic edition

Del 11 al 13 de mayo se celebró una nueva edición del Handmade Festival, esta vez se trataba de la edición nórdica. No es la primera vez que voy, y cada año lo espero con impaciencia, y es que para los amantes de las manualidades el Handmade Festival es todo un acontecimiento. Sales de allí con un montón de ideas, la creatividad activada al máximo, con nuevos aprendizajes, especialmente si participas en los talleres, y descubriendo nuevas técnicas y materiales. Personalmente os lo recomiendo 100%.
Handamade festival, BCN

En esta ocasión se celebró en el pabellón 8 del recinto ferial de la Fira de Barcelona. Nunca había estado en ese pabellón, antes de entrar pensé que quizá este año habría menos cosas. Al entrar cambié totalmente de idea, si bien el pabellón es algo más pequeño, estaba que bullía de stands y actividad.

Se dividía básicamente en tres espacios creativos: hilo, papel y bricolaje, jardinería y decoración.

Handmade Festival

La estructura se inspira en los parques escandinavos a los que la gente acude para distraerse y pasar buenos momentos, conectar con el hygge de cada uno.

Y os preguntaréis que es el hygge, pues tan «sencillo» como la recta danesa de la felicidad. De ello vino a hablar la escritora danesa Christina Stub, autora de «El arte de cuidar el momento presente»

Nordic edition HMFBCN

En la parte textil había todo tipo de materiales y estilos, telas étnicas como las de Babachic, con materiales de mercería originales y coloridos. Stands repletos de lanas, trapillo, telas para patchwork e innumerables talleres y clases magistrales. Había talleres para hacer tapetes, flores de crochet, cojines, alfombras, e incluso de camas para mascotas con big cotton, macramé, tapices…

Talleres, Handmade Festival

En el apartado de papel me llamó mucho la atención el taller gratuito de papiroflexia, nubes de papel, que encontré monísimas para decorar cualquier espacio, y geniales para la habitación de los peques. Quedé enamorada de los papeles de la marca Décopatch con su pegamento barniz que pueden usar los peques. De hecho me llevé material para hacer alguna manualidad que ya os pondré por aquí.

Unicornios Décopatch

En el salón abundaba tanto material como clases magistrales y talleres: lettering, scrap, flores de papel,…

En Selfpackaging se impartió taller de decoración de cajitas nórdicas.Algo que también me enamoró es un rotu de transfer. El rotulador mágico  es tan sencillo de usar como si de una calcomanía se tratara, y con una simple fotocopia se puede transferir a telas, papel, maderas, la demostración me pareció alucinante.

Nubes de papel

En la sección de Bauhaus varios stands, pinturas, papel, talleres, bricolaje, jardinería y huerto. ¿A quién no le apetece en estas épocas andar preparando el jardín o la terraza para dejarla bien bonita para poder disfrutarla en verano? Con talleres de técnicas de cultivo de plantas ornamentales, huerto urbano, hierbas aromáticas, macetas de bricolaje,…

Handmade festival

En el jardín, al igual que en el interior de la casa, no pueden faltar velas, también encontré un stand dedicado a ellas: Veloya, con velas aromáticas que olían sensacional. Lo mejor, artesanas y ecológicas, hechas con cera ecológica de soja. También tenían packs para DIY de velas o materiales para fabricarlas uno mismo. Así que si queréis llenar la casa de aromas naturales y para todos los gustos, estas jóvenes emprendedoras en nada abren la Web.

Handmade festival, Veloya

Estaba precioso el espacio dedicado a peques, con mesitas para hacer talleres, casitas de cartón para jugar, cuentacuentos, talleres de galletas…

En el Handmade hay tantas cosas que me han quedado muchas en el tintero. Lo cierto es que entre talleres, demostraciones y stands, te puedes pasar horas en el Handmade Festival. Yo volví a casa con unos cuantos materiales e ideas para una buena temporada y sobre todo con muchas ganas de ponerme con mis hijos a hacer manualidades. Un año más la visita al Handmade Festival se ha convertido en una grata experiencia.

 



A %d blogueros les gusta esto: