L' estiu es teu

Cómo hacer un organizador de escritorio reciclando cajas de fresas

Cuando es temporada de fresas a menudo nos hacemos con las cajitas de madera que las contienen. Las cajas de madera son muy fáciles de customizar y dan lugar a manualidades muy resultonas. En casa hemos preparado manualidades tanto de almacenaje decorativo como otras más atrevidas como el juego eléctrico para niños, y todo ello únicamente reciclando cajas de fresas.

Manualidad con cajas de fresas

Y de eso se trata, de reciclar y dar una nueva vida a aquellos objetos que serían de desecho. Este mes nos unimos a la iniciativa de By Terenya y su reto #3Rmás1conarte, y hemos hecho un organizador de escritorio con materiales tan simples como una caja de fresas y tetrabriks de leche.

Material necesario para hacer el organizador de escritorio

– 1 caja de fresas

– 3 cartones de leche

– Pintura chalk paint (usamos el color Marsella)

– Barniz

– Un papel estampado que combine con la pintura

– Pistola de pegamento

– Moldes para pistola de pegamento de silicona

– Cola blanca

Organizador de escritorio paso a paso

1º Pintamos con la pintura chalk paint la caja de fresas.

Color marsella, chalk paint

2º Vertemos pegamento de la pistola directamente sobre los moldes. Los moldes son de Prima Marketing, los descubrí en el Handmade Festival y también se pueden usar con cerámica fría. Dejamos enfriar el pegamento y desmoldamos. El proceso es muy sencillo y se desmoldan prácticamente solos.

Moldes para hacer figuras con pegamento

3º Pintamos las figuras de pegamento que hemos hecho con los moldes del color que más nos guste. En nuestro caso blanco y marsella.

Flores en relieve con pegamento silicona

4º Cortamos el papel justo a la medida de la base de la caja de fresas y lo adherimos con cola. Se debe tener en cuenta que en el interior las esquinas quedan cortadas.

Decorando caja de fresas

5º Pegamos con la misma pistola de pegamento los detalles en relieve que hemos preparado previamente en la caja de fresas.

6º Le damos una capa de barniz a todo el conjunto.

7º El proceso para hacer los portalápices con tetrabrick es exactamente el mismo: cortamos los cartones de leche por la mitad.

8º Los lavamos muy bien con agua y jabón para que no quede el mínimo rastro de leche.

9º Una vez secos los pintamos con chalk paint y les adherimos una flor.

10ª Para un mejor acabado, como nos había sobrado papel, lo cortamos en tiras y lo adherimos con cola a la parte superior de los portalápices.

11º Se da una capa de barniz y ya están listos.

Espero que os haya gustado la manualidad, realmente es muy sencilla y agradecida. Además de muy versátil. En este caso, la idee para organizar los enseres de dibujo de mi hija, pero tengo en mente preparar otra para un candy bar que tengo pendiente próximamente, ya que es una manualidad que tampoco requiere mucho tiempo y queda muy decorativa.



últimos comentarios ...
Patry
Patry

Super chulo el oprganizador, me gusta mucho la idea... saludines
De Peques y Grandes
De Peques y Grandes

Quedó preciosa!! y la idea de usarla como organizador es estupenda! felicidades. Saludos
Isabel para Alromasar
Isabel para Alromasar

Te ha quedado genial: decorativa y super práctica. Y lo mejor que todos los materiales son 100% reciclados Besos
cosasmonas
cosasmonas

Te ha quedado preciosa, me gusta mucho el resultado. Saludos!!!
M.Esther mg.
M.Esther mg.

Qué práctica tu idea y queda muy bonito el organizador! los adornos hechos con el molde y silicona me han …

Los cambios físicos en la pubertad

Como dicen, el tiempo vuela, y antes de que nos demos cuenta, nuestros adorables pequeños empiezan a acusar cambios que denotan que están dejando la infancia atrás para iniciar un nuevo periodo: la pubertad. Una escala más en la imparable carrera hacia la adultez.

La pubertad se inicia sobre los 10 años, aunque, como en la mayoría de las cosas, cada niño tiene su ritmo particular. La pubertad es aquel periodo que se caracteriza por una sucesión de cambios físicos en el cuerpo de los niños y niñas, cuyo objetivo final es el de que adquieran la capacidad reproductora.

Púber, etimológicamente, procede del latín, y significa joven. De ahí el significado de pubertad, el paso de la niñez a la juventud. Los cambios físicos que se producen en este periodo afectan emocionalmente a los niños/as de diferente forma: algunos ante la evidencia se muestran reticentes a dejar la infancia, otros por el contrario están encantados de hacerse mayores. Sin embargo, de una forma u otra, a todos les remueve en su interior observar cómo el cuerpo va cambiando. Lo mejor es que cuando los cambios físicos resultan incipientes, los niños conozcan lo que les va a ocurrir. Gracias a ello podrán vivir este proceso como algo natural y positivo.

Entre los cambios físicos que mejor se aprecian está el típico estirón. Durante este periodo crecen rápido, las niñas antes que los niños. Por otra parte, la grasa corporal se distribuye de diferente forma. Con lo que empiezan a desaparecer las barriguitas tan típicas de los niños. En las niñas se moldean las caderas y la cintura, empieza a emerger el pecho. En ocasiones, en la fase inicial notamos un aumento de peso, empieza a aparecer vello, tanto en las axilas como pubis, acné, la primera menstruación en las niñas y la producción de espermatozoides en los niños, vello facial, olor corporal,…

 

Cambios en la pubertad

Impulsando la producción de estos cambios se encuentran las hormonas, de ahí la típica frase popular sobre el comportamiento de los adolescentes de que «tienen las hormonas revolucionadas».

Y es que los cambios físicos van relacionados con cambios psicológicos . El hecho de que el cuerpo cambie de una forma relativamente rápida hace que a veces quede mermada su autoestima. Sin embargo, es un proceso natural, y hay que vivirlo como algo de lo más normal y esperado.

Es inevitable que al acostumbrarse a su nueva imagen y ante la incertidumbre que les producen estos cambios, necesitan que estemos allí, acompañándoles y ofreciéndoles todo el apoyo que necesiten. Al respecto, me remito a un párrafo de Abrázame Mamá de María Luisa Ferrerós: «Aunque tu hijo sea más alto que tú y haga mucho tiempo que no lo acunas, pierde la compostura y atrévete. La negativa inicial se vence con facilidad. (…) La proximidad física acorta las distancias emocionales y refuerza los vínculos afectivos. Estos paréntesis actúan como bálsamo y ayudan a salir airosamente de las situaciones más complicadas. ¡Probadlo! Seguro que repetiréis».

1º Es básico que el niño esté informado, para asumirlo como un proceso natural y necesario. Para ello, además de hablar del tema en cuanto surja la ocasión, pueden ser de ayuda los cuentos y libros específicamente dedicados a la pubertad.

2º A medida que avanzan en la pubertad se empiezan a distanciar de nosotros y adquiere mucha importancia el grupo de amigos. Sin embargo, no debemos olvidar que aunque a veces se muestren algo ariscos, nos siguen necesitando todavía. Así lo corroboran en su libro Niños de altas capacidades, cómo gestionar sus emociones: «aunque haya una demanda creciente de independencia, el lazo que les une afectivamente no se rompe, más bien se afianza, aunque se expresa de manera totalmente diferente de los primeros años. Cuando un niño no encuentra en su medio familiar, las condiciones normales de afecto compartido aparecen las frustraciones afectivas».

Cambios en la adolescencia

3º Es importante que mantengan su espacio y su privacidad. Y no están de más las palabras de Rosa Jové, Ni rabietas ni conflictos, sobre el hecho de compartir con los hermanos: «Llegada a una cierta edad, los niños necesitan intimidad, un rincón para ellos, tener sus secretos y su diario. El hecho de tener que compartirlo con un hermano puede dificultar la convivencia. Consiga que cada uno pueda tener pequeños espacios propios».

Fomentar su autoestima ya que este es un periodo que en la mayoría viene marcado por la inseguridad. Tienen que adaptarse a su «nuevo cuerpo»

En definitiva, la pubertad o el inicio de los cambios físicos que les preparan para la vida adulta, es un periodo que se ha de superar como parte del ciclo vital, que no producirá demasiados inconvenientes si los niños saben a lo que se enfrentan y poseen el apoyo incondicional de sus padres.



Receta de pollo chino al limón

El pollo al limón al estilo oriental es una receta que preparo con frecuencia en casa porque a mis hijos les encanta. Además, su sencillez y rapidez en la elaboración la hacen muy versátil para cubrir perfectamente un segundo plato del menú diario.

Pollo chino al limón

Es una receta que podéis encontrar en cualquier carta de los restaurantes chinos. Se trata de pollo fileteado rebozado, al que la salsa de limón le da una jugosidad y un sabor característicos.

Ingredientes para preparar pollo chino al limón

– 500 gr. de pechuga fileteada de polloPollo al estilo oriental

– Harina de maíz o Maizena

– Salsa de soja

– El zumo de un limón

– 300 gr. de caldo de pollo. Si no tenéis a mano caldo casero podéis usar caldo en tetrabrick o en pastillas.

– 1 cucharada de azúcar blanco

– 1 cucharada de miel

– 2 huevos

– Aceite para la sartén

Elaboración paso a paso de pollo al limón al estilo oriental

1º En primer lugar batimos los huevos y les añadimos una cucharada de salsa de soja. Mezclamos bien.

2º Colocamos los filetes de pollo a macerar en la mezcla y dejamos reposar unos minutos.

 

Pollo macerado en  huevo y soja

3º En un cazo mezclamos el caldo frio con el zumo de 1 limón, el azúcar, la miel, 1 cucharada de soja y 1 cucharada de Maizena (si la queréis más espesa se puede añadir media cucharada más. Le añadimos unas rodajas muy finas de limón que nos servirán posteriormente para decorar el plato. Si el caldo lo tenemos recién preparada y caliente mezclamos el resto de los ingredientes en un vaso antes de incorporarlos al caldo, de lo contrario quedarán grumos.

4º Lo llevamos al fuego y vamos removiendo hasta que la mezcla tome una consistencia algo gelatinosa.

Salsa oriental al limón

5º Rebozamos en Maizena los filetes de pollo que teníamos reservados macerándose en el huevo. Los pasamos bien por la harina de maíz hasta que queden bien blanquitos.

Pollo rebozado Maizena

 

6º Freímos el pollo en la sartén con aceite bien caliente. En casa utilizamos para este paso aceite de oliva virgen. Pero si queréis un sabor más suave podéis usar aceite de girasol.

7º Cuando el pollo tome un color doradito lo retiramos de la sartén y lo dejamos sobre un papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.

8º Procedemos a emplatar: Colocamos un par de filetes en cada plato y le damos unos cortes. La idea es que el plato se coma sin usar el cuchillo, únicamente con palillos.

9º Colocamos alguna rodaja de limón en cada uno de los filetes y por encima vertemos la salsa. Con ello ya está el plato listo para llevar a la mesa.

Como podéis ver, la elaboración es muy sencilla y el resultado es un plato vistoso que hará las delicias de grandes y pequeños. Lo podéis acompañar de arroz blanco y pan chino.
Espero que os haya gustado la receta y os animéis, si no la habéis hecho, a prepararla.



últimos comentarios ...
Marijiji
Marijiji

Me encanta soy muy fan de la comida china. A ver si me sacas de dudas con la salsa blanca …
Izaya (Una Mamá en la Cocina)
Izaya (Una Mamá en la Cocina)

Con lo que me gusta a mí la comida china y japonesa...nunca ne he atrevido a cocinarlo, pero con …
montsar
montsar

Hazlo, porqué más fácil no puede ser..Y tu que eres cocinitas..
montsar
montsar

Ostras, pues la salsa no la he hecho nunca, probaremos :-)
montsar
montsar

Si!! Tienes que hacerlo, te va a encantar ;-)

A %d blogueros les gusta esto: