L' estiu es teu

Paseo en familia por el pantano de Vallvidrera

Un buen plan en familia, especialmente para los que vivimos cerca de Barcelona, es acercarse hasta Collserola. Justo al lado de casa tenemos un pequeño pulmón verde que permite más de una escapada y diversas rutas para pasear sin tener que hacer grandes desplazamientos. Sin ni tan siquiera coger el coche, ya que con los ferrocarriles, la estación es el Baixador de Vallvidrera, se puede llegar perfectamente hasta Vallvidrera. Prácticamente a pie de ferrocarril se puede empezar a disfrutar de la naturaleza, en los parajes situados al norte de Collserola: Vil·la Joana, la Budellera, Santa Maria de Vallvidrera y el pantano.

Pantá Vallvidriera

Existen diversas rutas que se pueden realizar muy bien a pie y con los niños. Más que rutas casi os diría paseos por la montaña, porque oscilan entre 1 km y 4’5 km.

Hoy os voy a hablar de la ruta por el pantano que, saliendo desde el punto de información, es de 2’5 km, unos 45 minutos, pero saliendo de la estación es mucho menos. Nosotros estuvimos hace unos días en plan tranquilo: finde, levantarse tarde, salir a dar un paseo y volver a casa a la hora de comer, y queríamos juntar el paseo por el pantano con la ruta por las fuentes, pero al final nos quedamos en el pantano porque ¡se nos pasó la mañana volando! Hay que decir que nos entretenemos bastante, nos paramos, escuchamos los pajaritos y perseguimos mariposas… A ello le une la primavera y esas ansias de solecito con las que salimos de la estación invernal y, lo dicho, el tiempo vuela.

El ambiente que se respira tampoco es el propio de las rutas más alejadas de la ciudad en las que se ve a la gente equipada para caminar. Eso no quiere decir que no os recomiende ropa cómoda y un buen calzado, protección solar y gorra. El público que acude a Collserola es muy familiar, en plan paseo de domingo, con los peques, el perro, también mucha gente en bici… y que buscan en la visita una opción diferente a la de pasar el día en el parque. Os lo recomiendo, si no habéis estado, para ir a respirar un poco de aire y pasar una mañana divertida en familia, disfrutando de la flora y la fauna.

Paseo pantà Vallvidriera

Los orígenes del pantano de Vallvidrera

El pantano de Vallvidrera se lo debemos a Elies Rogent y fue inaugurado en 1864. Su función era la de hacer llegar agua potable a Sarriá por la Mina Grott. No es demasiado extenso.

Más adelante dejo de utilizarse hasta que, ya a finales el siglo XX, se empezó a recuperar como espacio de interés natural.

Nuestro paseo por el pantano de Vallvidrera

El paseo por el pantano de Vallvidrera es una ruta circular que bordea el pantano, algunas partes están asfaltadas, para llegar hace algo de pendiente, pero nada complicada para llevar a los peques, en general es bastante llano. Cuando llegamos al pantano propiamente dicho nos adentramos en el sendero que lo bordea, y a pocos metros tenemos un mirador. A los niños les hace gracia ponerse en el extremo y observar desde allí ya sea a los patos o a las tortugas de Florida.

mirador pantà vallvidriera

Sí, hay tortugas de esas que tenemos en casa en el pantano. Así que voy a hacer un inciso para recordar que no son animales que se puedan soltar tan alegremente. Si no sabéis que hacer con vuestras tortugas tenéis centros donde las acogen y son especialistas en ellas como , pero nunca, nunca, se deben dejar abandonados los animales domésticos en espacios naturales, ya que perjudican a las especies autóctonas.

Y ya que estamos con el tema de los animales domésticos, sí que hay algo que no nos gustó nada, nada, de nuestra mini-excursión, y es que durante el recorrido habían muchas, muchas, caquitas de perro. Aunque estemos en la montaña resultan molestas. Y con los actos incívicos de algunos ciudadanos, al final lo acaban pagando los pobres perritos, que no tienen ninguna culpa. Es un lugar ideal para ir en familia y llevar a vuestra mascota, y soy la primera en hacerlo. Pero siempre le enseño a mis hijos que hay que dejar los sitios que se visitan como nos gustaría encontrarlos.

zona picnic Vallvidriera

Y tras este paréntesis, continuamos con el recorrido por el pantano de Vallvidrera: seguimos el camino y bordeamos el pantano, llegamos a la casa del guarda. Un poco más abajo encontramos habilitada una zona de pícnic con varias mesas, donde podéis dar desayuno o merienda a los niños o quedaros a comer allí. Cuando llegamos al punto en el que iniciamos el recorrido, encontramos la presa del pantano. Unas escaleras nos dejan de nuevo en la «ciudad».

La última vez que fuimos el pantano tenía muy baja su capacidad, e incluso pudimos bajar hasta abajo y pasear por una orilla, que con el caudal lleno no sería transitable.

En la zona de Collserola podéis encontrar numerosos recorridos, otro día os cuento cómo nos fue en el recorrido por la fuente de la Budellera, que ya es más completo y con paisajes preciosos.

senderismo Collserola



últimos comentarios
Yolanda López
Yolanda López

Qué recuerdos tan gratos! Yo vivía en Horta-Guinardó y los fines de semana íbamos "al campo" a Collserola, a Sant …
Mireia Ravell
Mireia Ravell

Que lugar más bonito!! Lástima que esté tan lejos...Gracias por compartir :)
montsar
montsar

Bueno, nunca se sabe!! Si pasas por BCN ;-)
montsar
montsar

No sabía que vivias en Horta!! La verdad que esos momentos de infancia no se olvidan

Juegos sensoriales: divirtiéndonos con unas maracas caseras

En casa hemos preparado unas maracas para participar en la iniciativa #50juegossensoriales para el desarrollo cognitivo, que organiza Ruth2Mmum. En la primera infancia es interesante estimular los sentidos, invitarles a explorar, descubrir. Con las maracas rellenas de arroz podemos trabajar el sentido del oído, el ritmo, la motricidad fina, al decorar las maracas y hacer el trasvase del arroz, la gruesa al agitarlas.

Manualidad, maracas

Estas maracas son muy fáciles de hacer y proporcionarán buenos momentos de diversión, ya que si algo no se puede negar es que a los peques les encanta hacer música.

Materiales necesarios para hacer unas maracas caseras

– Cinta washi tape

– 2 botellines de yogur bebible

– 2 tapones de plástico de botellas de agua grandes

– Gomets o aplicaciones en papel o goma eva

– Pegamento

– Arroz

Maracas, juegos sensoriales

Elaboración de las maracas caseras paso a paso

1º Una vez vacíos los botellines se lavan y secan bien, se retiran todas las etiquetas.

2º Rellenamos los botellines de arroz, 3 o cuatro cucharadas de postre serán suficientes. Se llenan los botellines, 1/3 o 1/4 de su capacidad total.

Manualidad, maracas para niños

3º Cerramos los botellines adhiriendo los tapones y fijándolos con pegamento. Este paso lo puede realizar un adulto, el tapón tiene que quedar bien sellado para que no se escape el arroz.

Maracas con botes de yogur

4º Una vez seco se procede a decorar. Lo mejor es dejar varios materiales a la vista de los peques para que sean ellos mismos los que puedan escoger y combinar a su gusto. Lo primero que hicimos fue realizar líneas horizontales con la cinta washi. Una bordeando el tapón, otra en la base…

Manualidad, maracas

5º En el hueco que nos quedaba, entre cinta y cinta, pegamos motivos en goma eva. Pero para primera infancia lo mejor es utilizar gomets de diferentes formas y colores ya que les será mucho más fácil pegarlos.

Juegos sensoriales

Con estos sencillos pasos ya tenéis las maracas preparadas. Ahora solo queda comprobar cómo suenan. Las maracas para niños contribuyen a fortalecer las habilidades sensoriales de los pequeños, al mismo tiempo que trabajan la motricidad gruesa.

Espero que os haya gustado y disfrutéis de los juegos sensoriales que podéis encontrar en el blog de Ruth.



últimos comentarios
Vero de La Opinión de Mamá
Vero de La Opinión de Mamá

Qué cucas!!! Me las apunto!!! Petonets
montsar
montsar

A que sí!! Besitos

Historias para todo el año. 52 cuentos y leyendas de todo el mundo

Hace algunos días recibimos una de las novedades de Literatura SM para esta primavera: Historias para todo el año. 52 cuentos y leyendas de todo el mundo. Un álbum ilustrado dirigido a niños de 6 a 9 años. Este libro de cuentos invita a los niños a conocer culturas y tradiciones de diferentes partes del mundo.

Portada de Historias para todo el año

Ficha técnica de Historias para todo el año. 52 cuentos y leyendas de todo el mundo

Autor: Angela McAllister
Ilustrador: Christopher Corr
Número de páginas: 128
Editorial: Ediciones SM
Tipo de libro: Narrativa, cuentos infantiles, fantasía

Sinopsis de Historias para todo el año. 52 cuentos y leyendas de todo el mundo

Se trata de una recopilación de 52 cuentos populares cuyo origen se sitúa en diversas partes del mundo. Se estructura en capítulos, siguiendo los 12 meses del año. En cada mes aparecen diversos cuentos de temática variada. Entre sus páginas encontramos princesas, wombats, granjeros, climas cálidos o helados, personas con buen corazón y otras malvadas. Historias para todo el año permitirá a los niños dejar volar su imaginación con cuentos de todos los tiempos y lugares.

52 cuentos y leyendas de todo el mundo

Opinión personal de Historias para todo el año. 52 cuentos y leyendas de todo el mundo

Desde que lo tuve en mis manos me pareció muy interesante la idea de acercar a los niños a la cultura de otros países a través de los cuentos. Nunca está de más descubrir cosas nuevas y conocer lo que pasa a miles de kilómetros de nuestros hogares, sea ahora o en el pasado. Nadie puede negar que a través de la literatura podemos embarcarnos en una aventura en países muy lejanos sin movernos del sofá del salón.

Estéticamente es un álbum muy atractivo. De tamaño grande, pero manejable, con tapas duras de cartoné y buen papel. Se nos presenta profusamente ilustrado con dibujos llamativos, detallistas, vivos, y con colores fuertes, contrastados y alegres. La ilustración corre a cargo de Christopher Corr, que a pesar de que mantiene el mismo estilo a lo largo de sus páginas, sí que nos permite apreciar que las imágenes se van adaptando en cada cuento a las características de las historias y de los países en los que se desarrollan.

Novedades de editorial SM

Son cuentos y leyendas tradicionales. Algunos los conocemos porque se han ido incorporando a nuestra cultura, como la princesa y la rana, cuento alemán, o la marmita de oro, de origen irlandés, sin embargo, otros nos vendrán de nuevo.
Nos ha gustado el hecho de que los cuentos, al estar estructurados en base a la época del año, en ocasiones se pueden relacionar bien con las estaciones, bien con fiestas populares o días señalados.
Parece que el libro está pensado para mantenerlo al alcance durante todo el año e ir escogiendo cuentos según el mes. Pero también os adelanto que los peques no se conformarán con un cuento a la semana.
Y es que están contados de tal manera que te quedas con ganas de más, de seguir escuchando o leyendo las diferentes historias que encierra entre sus páginas el ejemplar de Historias para todo el año.
Es un libro dirigido a niños más mayorcitos, que pueden leer solos, pero no os olvidéis, las mamis y papis, que aunque nuestros pequeños crezcan, les sigue gustando escuchar historias en voz alta y que este hecho, además, dará juego a preguntar, a indagar sobre otros países, y quizás incluso a soñar con destinos lejanos…

Historias para todo el año

Encontramos cuentos de todo tipo con diferentes personajes y diferentes desenlaces. Si os adentráis en Historias para todo el año, encontraréis desde madrastras y hermanos celosos, a todo tipo de animales, pasando por princesas, personajes mágicos,… En fin son cuentos muy diferentes entre sí, algunos alegres, otros más tristes, de casi todos se desprende una lección o moraleja, incluso los hay tipo fábulas, y es que 52 cuentos dan para mucho.

Son cuentos clásicos de toda la vida y relatados al estilo de siempre. Sin embargo, al tener diversas procedencias, muchos los descubriréis por primera vez.

Por otra parte, el estilo de las historias es muy cuidado, y contado de tal manera que la atención se mantiene muy bien hasta el desenlace, a ello se une el hecho de que en general son cuentos cortos.
Asimismo, nos ha gustado que al final de sus páginas encontramos una recopilación festiva de diferentes países. Con días y fechas señalados, desde el Año Nuevo Chino a la Navidad, pasando por otras, como San Patricio, Purim, Acción de Gracias, o el Día de los Derechos Humanos.

En general, Historias para todo el año es un libro muy ameno de leer, con unas bonitas ilustraciones para recrearse en ellas, ideal para mantenerlo en la mesilla de noche y leer un cuento de los de siempre para relajarse antes de irse a dormir.



últimos comentarios ...
montsar
montsar

Sí, siempre va bien para tenerlo en la biblioteca y se puede recurrir a él en muchas ocasiones!! Un beso
montsar
montsar

Seguro que les encanta!! Ya me contarás!! Saludos
montsar
montsar

Autoregalatelo que te gustará!! :-)
montsar
montsar

Seguro que a tu peque le encantan!!
montsar
montsar

Sí, está muy bien!!

A %d blogueros les gusta esto: