L' estiu es teu

  • 4 de abril, 2017

Paseo en familia por el pantano de Vallvidrera

Un buen plan en familia, especialmente para los que vivimos cerca de Barcelona, es acercarse hasta Collserola. Justo al lado de casa tenemos un pequeño pulmón verde que permite más de una escapada y diversas rutas para pasear sin tener que hacer grandes desplazamientos. Sin ni tan siquiera coger el coche, ya que con los ferrocarriles, la estación es el Baixador de Vallvidrera, se puede llegar perfectamente hasta Vallvidrera. Prácticamente a pie de ferrocarril se puede empezar a disfrutar de la naturaleza, en los parajes situados al norte de Collserola: Vil·la Joana, la Budellera, Santa Maria de Vallvidrera y el pantano.

Pantá Vallvidriera

Existen diversas rutas que se pueden realizar muy bien a pie y con los niños. Más que rutas casi os diría paseos por la montaña, porque oscilan entre 1 km y 4’5 km.

Hoy os voy a hablar de la ruta por el pantano que, saliendo desde el punto de información, es de 2’5 km, unos 45 minutos, pero saliendo de la estación es mucho menos. Nosotros estuvimos hace unos días en plan tranquilo: finde, levantarse tarde, salir a dar un paseo y volver a casa a la hora de comer, y queríamos juntar el paseo por el pantano con la ruta por las fuentes, pero al final nos quedamos en el pantano porque ¡se nos pasó la mañana volando! Hay que decir que nos entretenemos bastante, nos paramos, escuchamos los pajaritos y perseguimos mariposas… A ello le une la primavera y esas ansias de solecito con las que salimos de la estación invernal y, lo dicho, el tiempo vuela.

El ambiente que se respira tampoco es el propio de las rutas más alejadas de la ciudad en las que se ve a la gente equipada para caminar. Eso no quiere decir que no os recomiende ropa cómoda y un buen calzado, protección solar y gorra. El público que acude a Collserola es muy familiar, en plan paseo de domingo, con los peques, el perro, también mucha gente en bici… y que buscan en la visita una opción diferente a la de pasar el día en el parque. Os lo recomiendo, si no habéis estado, para ir a respirar un poco de aire y pasar una mañana divertida en familia, disfrutando de la flora y la fauna.

Paseo pantà Vallvidriera

Los orígenes del pantano de Vallvidrera

El pantano de Vallvidrera se lo debemos a Elies Rogent y fue inaugurado en 1864. Su función era la de hacer llegar agua potable a Sarriá por la Mina Grott. No es demasiado extenso.

Más adelante dejo de utilizarse hasta que, ya a finales el siglo XX, se empezó a recuperar como espacio de interés natural.

Nuestro paseo por el pantano de Vallvidrera

El paseo por el pantano de Vallvidrera es una ruta circular que bordea el pantano, algunas partes están asfaltadas, para llegar hace algo de pendiente, pero nada complicada para llevar a los peques, en general es bastante llano. Cuando llegamos al pantano propiamente dicho nos adentramos en el sendero que lo bordea, y a pocos metros tenemos un mirador. A los niños les hace gracia ponerse en el extremo y observar desde allí ya sea a los patos o a las tortugas de Florida.

mirador pantà vallvidriera

Sí, hay tortugas de esas que tenemos en casa en el pantano. Así que voy a hacer un inciso para recordar que no son animales que se puedan soltar tan alegremente. Si no sabéis que hacer con vuestras tortugas tenéis centros donde las acogen y son especialistas en ellas como , pero nunca, nunca, se deben dejar abandonados los animales domésticos en espacios naturales, ya que perjudican a las especies autóctonas.

Y ya que estamos con el tema de los animales domésticos, sí que hay algo que no nos gustó nada, nada, de nuestra mini-excursión, y es que durante el recorrido habían muchas, muchas, caquitas de perro. Aunque estemos en la montaña resultan molestas. Y con los actos incívicos de algunos ciudadanos, al final lo acaban pagando los pobres perritos, que no tienen ninguna culpa. Es un lugar ideal para ir en familia y llevar a vuestra mascota, y soy la primera en hacerlo. Pero siempre le enseño a mis hijos que hay que dejar los sitios que se visitan como nos gustaría encontrarlos.

zona picnic Vallvidriera

Y tras este paréntesis, continuamos con el recorrido por el pantano de Vallvidrera: seguimos el camino y bordeamos el pantano, llegamos a la casa del guarda. Un poco más abajo encontramos habilitada una zona de pícnic con varias mesas, donde podéis dar desayuno o merienda a los niños o quedaros a comer allí. Cuando llegamos al punto en el que iniciamos el recorrido, encontramos la presa del pantano. Unas escaleras nos dejan de nuevo en la «ciudad».

La última vez que fuimos el pantano tenía muy baja su capacidad, e incluso pudimos bajar hasta abajo y pasear por una orilla, que con el caudal lleno no sería transitable.

En la zona de Collserola podéis encontrar numerosos recorridos, otro día os cuento cómo nos fue en el recorrido por la fuente de la Budellera, que ya es más completo y con paisajes preciosos.

senderismo Collserola




4 comentarios - Deja un comentario
  1. Qué recuerdos tan gratos! Yo vivía en Horta-Guinardó y los fines de semana íbamos “al campo” a Collserola, a Sant Cugat o a Vallvidriera (con su famosa carretera de curvas), así que tu viaje ha supuesto un remember en toda regla a mi infancia. Me alegra saber que sigue igual de bonito y atractivo para los pequeños de hoy.
    Un abrazo!

  2. Que lugar más bonito!! Lástima que esté tan lejos…Gracias por compartir :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>


A %d blogueros les gusta esto: