El pasado viernes Bolboreta en su entrada del #VDLN del Blog Canciones del Ratón y la Mariposa nos transmitía la idea de que la letra del tema escogido no le gustaba, no iba acorde con la música. Este es uno de los contratiempos de escuchar música cantada en idiomas que desconocemos o entendemos de forma algo inconexa. Sin embargo la música y la letra de las canciones tiene ese extraño poder de jugar con la subjetividad de nuestros propios experiencias, vivencias o maneras de enfocar el mundo. Cuando escuchamos una canción la hacemos un poco nuestra, la adaptamos a nuestra propia individualidad. Es por ello que algunas veces aunque entendamos el idioma a la perfección no conseguimos encontrar el verdadero sentido de las palabras y la interpretamos siguiendo nuestro libre albedrío.viernes dando la nota 2

Y ¿por qué os cuento esto? Porque cuando leí el post de Canciones del Ratón y la Mariposa enseguida vino a mi mente una canción de Mai Meneses, del grupo Nena Daconte: ‘tenía tanto que darte’ . Siempre que escuchaba este tema, sin pararme a pensar demasiado en la letra, me sugería la historia de una pérdida, una pérdida en el sentido de desamor de una pareja que se rompe y quedan entre las cenizas muchas potencialidades que se convertirán en simples podría haber…

Sin embargo, hace algunos años, cuando mi peque era todavía un bebé en una reunión de madres y bebés que se repetía semana tras semana, donde las mamás compartíamos experiencias, juegos de los peques y demás… y ¿por qué no? música. Una señora mayor que conducía el grupo (espacio del bebé) nos reveló “el verdadero significado de la canción”. Recuerdo haber comentado – Pues casi prefería no saberlo porqué ahora cada vez que la escucho me hace sentir mal.

Y es que la señora nos dijo que la canción realmente habla de una pérdida, pero no en el sentido en que nosotras la interpretábamos sino que lo que relataba la letra de la canción era la pérdida de un bebé que nunca llegó a ver la luz. Solo de pensarlo y a pesar de no haber pasado nunca por esa experiencia el sentido de la canción me sobrecogía: todo ese amor, esas esperanzas, esos planes para el futuro que te imaginas desde que asimilas el embarazo, rompiéndose en un momento y sin saber hacía donde poder encauzar esas emociones…

Sin embargo parece ser que el supuesto bebé nunca existió y el segundo sentido de la canción es fruto de una leyenda urbana surgida a raíz de que en un concierto en directo en el que se dice Mai Meneses hablo de que el tema se lo había inspirado un embarazo interrumpido. Aunque Kim Fanlo lo ha negado en entrevistas posteriores.

Así que cada uno se quede con la versión de este tema y lo que se acople mejor a su propia visión subjetiva de la realidad. Al igual que en todo lo demás en las letras y las notas musicales todo es del color del cristal con que se mira.