Cuando es temporada de fresas a menudo nos hacemos con las cajitas de madera que las contienen. Las cajas de madera son muy fáciles de customizar y dan lugar a manualidades muy resultonas. En casa hemos preparado manualidades tanto de almacenaje decorativo como otras más atrevidas como el juego eléctrico para niños, y todo ello únicamente reciclando cajas de fresas.

Manualidad con cajas de fresas

Y de eso se trata, de reciclar y dar una nueva vida a aquellos objetos que serían de desecho. Este mes nos unimos a la iniciativa de By Terenya y su reto #3Rmás1conarte, y hemos hecho un organizador de escritorio con materiales tan simples como una caja de fresas y tetrabriks de leche.

Material necesario para hacer el organizador de escritorio

– 1 caja de fresas

– 3 cartones de leche

– Pintura chalk paint (usamos el color Marsella)

– Barniz

– Un papel estampado que combine con la pintura

– Pistola de pegamento

– Moldes para pistola de pegamento de silicona

– Cola blanca

Organizador de escritorio paso a paso

1º Pintamos con la pintura chalk paint la caja de fresas.

Color marsella, chalk paint

2º Vertemos pegamento de la pistola directamente sobre los moldes. Los moldes son de Prima Marketing, los descubrí en el Handmade Festival y también se pueden usar con cerámica fría. Dejamos enfriar el pegamento y desmoldamos. El proceso es muy sencillo y se desmoldan prácticamente solos.

Moldes para hacer figuras con pegamento

3º Pintamos las figuras de pegamento que hemos hecho con los moldes del color que más nos guste. En nuestro caso blanco y marsella.

Flores en relieve con pegamento silicona

4º Cortamos el papel justo a la medida de la base de la caja de fresas y lo adherimos con cola. Se debe tener en cuenta que en el interior las esquinas quedan cortadas.

Decorando caja de fresas

5º Pegamos con la misma pistola de pegamento los detalles en relieve que hemos preparado previamente en la caja de fresas.

6º Le damos una capa de barniz a todo el conjunto.

7º El proceso para hacer los portalápices con tetrabrick es exactamente el mismo: cortamos los cartones de leche por la mitad.

8º Los lavamos muy bien con agua y jabón para que no quede el mínimo rastro de leche.

9º Una vez secos los pintamos con chalk paint y les adherimos una flor.

10ª Para un mejor acabado, como nos había sobrado papel, lo cortamos en tiras y lo adherimos con cola a la parte superior de los portalápices.

11º Se da una capa de barniz y ya están listos.

Espero que os haya gustado la manualidad, realmente es muy sencilla y agradecida. Además de muy versátil. En este caso, la idee para organizar los enseres de dibujo de mi hija, pero tengo en mente preparar otra para un candy bar que tengo pendiente próximamente, ya que es una manualidad que tampoco requiere mucho tiempo y queda muy decorativa.