En la mitad del camino hacía el cráter del volcán de santa Margarida, se alza imponente este árbol. La fotma de su tronco y la esplendorosa copa me llamaron mucho la atención.

Garrotxa Olot