Pabellones Güell en Pedralbes, Barcelona

Aprovechando que hace unos días se celebró el 48H Open House en Barcelona, nos acercamos a participar de una visita guiada a los pabellones Güell.
Para los que no conozcáis el 48H Open House Barcelona, deciros que una vez al año se celebra este evento, que dura, como su nombre indica, 2 días, un fin de semana. Durante el mismo es posible visitar o hacer pequeñas rutas de ciudad por innumerables edificios históricos de forma gratuita. El objetivo es acercar la arquitectura urbana al público en general. El festival se celebra de forma periódica cada mes de octubre.
Fachada de la casa del portero, finca Güell

Pabellones Güell: el origen

Es inevitable asociar a Gaudí con su mecenas Eusebi Güell. De hecho, Güell y Gaudí se conocieron durante la Exposición Universal de París de 1878. Fue allí donde se presentó una vitrina elaborada por Gaudí por encargo de un comerciante llamado Esteve Comella. Güell al contemplarla deseó conocer a su creador. Este fue el inicio de una relación que nos ha dejado un importante legado arquitectónico.

Un elemento destacable de los pabellones Güell es el hecho de que en la finca Güell fue donde se desarrollaron los primeros encargos que Eusebi Güell realizó al arquitecto.
La finca de veraneo en la que estaban inmersos los pabellones era de una extensión inmensa. El encargo consistía en diseñar los jardines, la puerta y las caballerizas de la finca de la familia Güell.

La puerta de entrada custodiada por un dragón

Puerta y dragón, pabellones Güell
Mientras esperábamos para la visita, contemplábamos la gran figura del dragón que preside la puerta de entrada en los pabellones Güell. Antes de entrar, discutíamos en familia sobre la simbología del dragón, e ineludiblemente, pensando en el gusto modernista, lo relacionábamos con la leyenda de Sant Jordi. Sin embargo, no podíamos estar más alejados del significado real; sí, en la puerta está representada la figura del dragón y también hay rosas, pero a ello se une un elemento clave que descolocaba nuestra teoría. Y es que, aunque vimos un árbol esculpido y repleto de frutas, sobre las iniciales de Güell en uno de los pilares de la puerta, no caímos en que el dragón podía pertenecer al mito de las Hespérides y relacionarlo, por otra parte, con la obra de Jacint Verdaguer: La Atlàntida.

Se trata del dragón Landón. El dragón de hierro forjado de la puerta es el protector de las hijas de Atlas y del árbol de los frutos de oro. Se nos representa atado sobre un lecho de rosas y su postura sigue la línea de la constelación del dragón.

La puerta trabajada en forja fue elaborada por el artesano Ramón Vallet en 1885. Como ya conocemos el gusto de Gaudí por el reciclaje, huelga decir que se combinó la forja artística con piezas de origen industrial. Se cree que en su origen, el dragón se movía al abrir la puerta y la verja estaba policromada.
Está puerta es quizá el elemento más emblemático de los pabellones Güell. Gaudí diseño otras 3 puertas secundarias, que se desmontaron cuando se urbanizó la Avenida Diagonal.

El Jardín de las Hespérides

Fuente en el jardín de los Pabellones Güell
Ya que esta parte de la inmensa finca de los Güell estaba custodiada por el dragón, no podía faltar al traspasar la puerta la emulación del mítico jardín. Para recrearlo se plantaron diversas especies de árboles, eucaliptus, pinos,… y se construyeron dos fuentes y una pérgola.


Las caballerizas de los pabellones Güell

Por la puerta del dragón es el lugar por el que tenían acceso los carruajes. A consecuencia de ello, no es de extrañar que, además de la casa del portero, sean las caballerizas el primer edificio que descubrimos justo al entrar.
Interior de las caballerizas, pabellones Güell en Pedralbes

En el interior de las caballerizas destaca el carácter funcional, transmitido por su mentor Lluís Domènech i Montaner, que por aquella época se hallaba trabajando en el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau.

Las caballerizas se dividen en dos espacios perfectamente delimitados:

  • El dedicado al descanso de los caballos
  • Un espacio circular denominado picadero.

A nivel de funcionalidad cabe destacar la gran cantidad de luz natural que reciben las caballerizas a través de sendos ventanales que se encuentran entre los arcos. En la parte del picadero, una cúpula se halla coronada por una linterna, cuyas oberturas otorgan luz y aireación al espacio.
Linterna arquitectónica, Gaudí

Las caballerizas se destacan por sus arcos parabólicos y bóveda catalana.
En la parte exterior del edificio no podemos más que fijarnos en técnicas como el ineludible trencadís.

La maquinaria para la Pedrera

Como curiosidad, decir que Gaudí, en los jardines, disfrutaba de un amplio espacio de trabajo. Este espacio le sirvió, mientras se estaba construyendo la Pedrera, para preparar la maquinaria necesaria que facilitase la labor. Como vestigio de ello queda un elevador de piedras en el jardín.
Máquina para la construcción, diseño Gaudí

La casa del portero en los Pabellones Güell

Las caballerizas han pasado por un proceso de restauración. La casa del portero se encuentra en peor estado, pero, a pesar de ello, pudimos entrar y echar un vistazo a su interior. Se trata de un edificio cuya protagonista, en el espacio interior, es una gran sala circular presidida por una generosa chimenea. Un par de habitaciones a ambos lados terminan la estructura. A la entrada de la casa del portero, unos peldaños, a mano derecha, invitan a subir a la planta superior, que no está abierta al público.

Información práctica para visitar los pabellones Güell
  • Los Pabellones Güell se ubican en el número 7 de la avenida de Pedralbes. Una zona muy bien comunicada a la que se puede llegar en metro, bus o tranvía.
  • Entre semana están cerrados, pero abren al público los fines de semana.
  • La puerta del dragón y el colorido del edificio, si vais con peques, les encantará. Además, es una buena forma de introducirlos en la arquitectura de Gaudí, ya que es una visita bastante corta y sencilla.

Lo cierto es que vale la pena acercarse a los pabellones Güell, porque en ellos, a pesar de pertenecer a sus obras de juventud, se plasma totalmente la esencia de Gaudí.

8 comentarios

  1. Sandrusky Valencia 6 de noviembre, 2019
  2. Mi meta, tu salud. Carolina 6 de noviembre, 2019
  3. Chamaida Fajardo 6 de noviembre, 2019
  4. lala tur 7 de noviembre, 2019
  5. Lidia ZR 8 de noviembre, 2019
  6. Mi mamá es novata 8 de noviembre, 2019
  7. Lorena Molina 9 de noviembre, 2019
  8. Paula Alittlepieceofme 11 de noviembre, 2019

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: