Qué ver en Cangas do Morrazo con niños

Este verano pasamos unos días en Cangas do Morrazo. Este pueblo pesquero se convirtió en el punto de partida de algunas rutitas que hicimos por el sur de Pontevedra y el norte de Portugal. Sin embargo, algunos de los días nos los tomamos con un poco más de relax, disfrutando de sus playas, su mercado, su paseo marítimo y realizando algunas excursiones por Cangas do Morrazo.

Velero navegando y al fondo la ciudad de Cangas do Morrazo

Lo cierto es que en Cangas y alrededores hay bastantes planes bonitos para hacer con los niños.
Os cuento nuestras escapadas por Cangas do Morrazo.

Qué ver en Cangas do Morrazo

Bosque encantado, Castillo de Aldán y puente romano

Os he puesto el Bosque encantado y el Castillo de Aldán en primer lugar porque si vais a Cangas do Morrazo con niños, esta opción les va a encantar.
 Playa de Aldán
Aldán es un pequeño municipio perteneciente a Cangas do Morrazo. Un núcleo pesquero, con su paseo marítimo, su iglesia y con unas playas increíbles, envueltas en la Ría de Aldán, que merece un pequeño paseo.
Lavadero bosque encantado de Aldán

A las afueras de Aldán se encuentra el Bosque encantado y el Castillo de Aldán. La referencia principal cuando lleguéis es un antiguo lavadero con un pequeño puente medieval, que cruza el río Oxas. Cuando encontréis el lavadero de Aldán, aparcáis el coche. Veréis que desde el lavadero sube un camino hacia arriba, a unos 50 metros encontraréis un desvío a mano izquierda que os introduce al Bosque encantado de Aldán. El bosque cuenta con una vegetación frondosa, un pequeño curso de agua, el río Oxas, y se está fresquito incluso en pleno verano.
Castillo de Aldán

Siguiendo el camino, a unos pocos metros encontraréis el castillo de Aldán.
¿Y por qué os he dicho que a los niños les va a encantar? Porque se trata de un mini-castillo, con sus torres, sus almenas e incluso un mini-foso. El castillo es de construcción moderna, se edificó durante los años 60. Podéis subir a sus torres, no hay mejor lugar para jugar a caballeros y princesas. Es posible entrar al interior, básicamente por curiosidad, porque lo único que hay es una estancia oscura y sucia.

Si queréis observar bien la fachada principal, tendréis que continuar unos metros más por el bosque encantado y dar la vuelta en cuanto veáis el puente romano. Aunque no hay indicaciones, no tiene pérdida. No creo que sean ni 10 metros.
El Puente romano en el Bosque encantado de Aldán

El puente que cruza el río Oxas es conocido como Arco da Moura o da Condesa – Acueducto de Frendoal. Si bien el puente parece ser de origen romano, ha sufrido reconstrucciones posteriores.

Cómo llegar desde Cangas do Morrazo al Bosque encantado y Castillo de Aldán: tomar la carretera PO-315 en la salida oeste de Cangas para llegar a Aldán. El lugar se encuentra a la derecha, justo cuando se dejan las últimas casas del pueblo a la izquierda.

Crucero de Hío

Hío, otro de los núcleos urbanos pertenecientes a Cangas, alberga el crucero del que se dice que es el más bonito de Galicia, y del mundo, ya que fuera de Galicia no se estilan mucho estos elementos arquitectónicos.
Crucero de Hío

Llegamos hasta el crucero de Hío esperando encontrar una maravilla. Lo cierto es que el crucero de Hío está delicadamente trabajado, en estilo barroco y es una preciosidad. Nuestra decepción vino del hecho de que su aspecto se veía bastante descuidado. Estaba cubierto de moho y verdillo, dificultando la tarea de observar con detalle las figuras que recrean escenas bíblicas.
Lo podéis encontrar enfrente de la Iglesia de San Andrés.

Iglesia de san Andrés, Aldán, fachada

Bajo la misma plaza de la Iglesia encontramos un párquing bastante grande. Con un mirador a la Ría de Aldán y una escultura moderna de una gaita.
Escultura de Gaita y Vistas

Hío se encuentra muy cerca de Aldán.

Donón Cabo Home y playa de Melide

No os podéis ir de Cangas do Morrazo sin acercaros a Donón y Cabo Home para ver el atardecer. Os garantizo que es algo espectacular.
Empezamos nuestro recorrido en Donón, allí encontraréis la caracola de Donón. Obra del escultor Lito Portela. Un mirador natural hacía los acantilados. Naturaleza en estado puro. Aunque os advierto que probablemente, especialmente en verano, no estaréis solos. No pude sacar fotos de la caracola porque había gente jugando en ella. Desde este pequeño espacio recordar que si bien la idea primigenia de la caracola era que se pudiera interactuar y experimentar, la Caracola de Donón no está concebida para soportar peso, y por tanto, sufre las consecuencias del mal uso.Cabo Home. Cangas do Morrazo

En las inmediaciones de la Caracola de Donón también encontraréis un snack bar con una terraza con esas vistas impresionantes, que estaba llenísima de gente .
Desde allí cogéis una estrecha carretera de tierra, de un solo sentido para acercaros a cabo Home. Cuando lleguéis a la zona de aparcamiento tenéis que caminar un rato hasta la playa de Melide. Las Islas Cíes se ven tan cerca desde allí que parece que casi se puedan tocar con la mano.

Museo Massó en Bueu

Un plan genial para hacer con los niños muy cerca de Cangas do Morrazo es visitar el Museo Massó en Bueu. Bueu y Moaña son los pueblos adyacentes a Cangas. Se sitúa en un lugar muy céntrico, cerca del puerto, y la entrada es gratuita.

Es un pequeño museo que consta de tres espacios bien diferenciados y muy bien cuidado. Allí podéis encontrar numerosos objetos relacionados con la navegación y alguna exposición. Cartel Museo Massó, Bueu

El origen del museo está en la colección de útiles de navegación que inició la propia familia Massó ya en el s. XIX.
Se abrió en 1932 y a medida que los espacios de la antigua conservera fueron quedando libres por desuso, se fue ampliando.
Los tres espacios del museo se dividen por temáticas. La colección permanente posee dos grandes áreas:

  • La conquista del mar
  • La explotación de los recursos del mar

En la planta superior encontramos el espacio dedicado a la conquista del mar. Es el origen del museo y entre sus salas se conserva ese aire antiguo de las colecciones de antaño. Hay poca luz, lo que contribuye a crear ambiente romántico de otras épocas. Alberga todo tipo de elementos y objetos relacionados con la navegación.

La explotación de los recursos del mar se ubica en la planta baja, junto a las exposiciones temporales, y en ella podemos descubrir lo que era el trabajo en una conservera. Asimismo, hay un espacio dedicado a la factoría ballenera.

La visita no os llevará mucho tiempo y realmente merece la pena acercarse a Bueu para conocer el Museo Massó. A nosotros nos gustó mucho.

Barco de Vigo a Cangas

Si vais con los niños, tenéis que ir hasta Vigo en los barcos que van de Vigo a Cangas do Morrazo. Los barcos salen del Puerto de Cangas, justo al lado tenéis la estación de autobuses. Los barcos pasan con bastante frecuencia. El trayecto dura unos 20 minutos y el precio del billete es económico, unos 5 € ida y vuelta.
Detalle del Barco de Vigo a Cangas do Morrazo

Nosotros en uno de los trayectos vimos un banco grande de delfines haciendo piruetas. A los peques siempre les gusta experimentar con los medios de transporte y les encantará pasear en barco por las Rías Baixas. Además, al ser un trayecto corto, no se cansarán y disfrutarán del viaje.

Estas son algunas de las cosas que podéis hacer si estáis en Cangas y alrededores. Me quedan otras en el tintero, como acercaros a las Islas Cíes, a la Isla de Ons o al centro de Interpretación de la batalla de Rande. Pero como podéis apreciar, hay mucho que ver en Cangas y alrededores sin gastar mucho dinero.

2 comentarios

  1. Su 19 de noviembre, 2019
  2. lala tur 7 de diciembre, 2019

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: