Pasear por la montaña siempre es un buen plan para hacer con los niños. Si buscáis rutas sencillas, con una vegetación exuberante, y bonitas vistas, no dudéis en acercaros al pantano de Santa Fe del Montseny.

Paseos por el Montseny

En verano las temperaturas son agradables y en otoño los colores de la naturaleza se transforman en tonos anaranjados espectaculares. El Parque Natural del Montseny constituye un lugar ideal para disfrutar de la naturaleza en estado puro. Ha sido declarado por la UNESCO como reserva de la Biosfera (1978). Encontramos diversos puntos de información desde los que salen numerosas rutas señalizadas con distintos grados de dificultad. Nosotros nos acercamos al punto de información de Can Casades porque queríamos bordear el pantano y dar un paseo por la riera de Santa Fe.

Bordeando el pantano de Santa Fe del Montseny

La ruta que bordea el pantano es una de las más sencillas que hay por la zona y es ideal para hacerla con niños por su tramo corto y de baja dificultad.

Montseny con niños

Tiene un recorrido de 2’6 km y la duración es aproximadamente de una hora caminando. Nosotros solemos entretenernos bastante y tardamos mucho más. Vale la pena explayarse contemplando la vegetación. La zona es rica en plantas de ribera, con helechos enormes,  bosques de encinas, robles, y hayas. En el suelo, las enormes raíces de algunos de los ejemplares sin duda llamarán la atención de los peques.

Santa Fe de Montseny

La ruta se inicia en el punto de información de Can Casades, ubicado en lo que fue una antigua casa de veraneo del s. XX. Empezamos a bajar siguiendo los indicadores y llegamos al borde de la riera de Santa Fe, caminamos siguiendo la riera. El paisaje parece directamente sacado de un cuento de hadas.

Pícnic en el Montseny

 

Cuando llegamos a La Fabriqueta, una casita restaurada que antiguamente funcionaba como central eléctrica para abastecer al hostal, ya estamos en el pantano propiamente dicho. Si nos fijamos con atención, podremos ver algunos peces, e incluso patos. Cuando empezamos a rodear el pantano, llegamos a la presa, con camino asfaltado. Desde allí podemos contemplar unas vistas impresionantes a las montañas que nos rodean. A continuación, para la vuelta, nos adentramos en una zona boscosa con una vegetación digna de recrearse en ella. Siguiendo el camino indicado regresamos a Can Casades.

Pantano de Santa Fe

Servicios en la zona del pantano de Santa Fe del Montseny

A nivel de servicios está muy correcto: cuenta con zona de parking en Can Casades. Asimismo, una zona de pícnic con 3 mesas y una pequeña fuente, y muy cerca los w.c., detrás del edificio principal de Can Casades. La zona de pícnic se ubica en una zona sombreada y con un entorno magnífico. Sin embargo, a mi parecer, debería tener más mesas. De todas formas, bastante cerca está el área de recreo de la Guardiola, con bastantes mesas.

Ruta por el pantano en Santa Fe del Montseny

Si lo vuestro no es el pícnic en plena naturaleza hay alternativas.  Por la zona de detrás de Can Casades,  antes de llegar a la font del Frare, tenéis el restaurante L’Avet Blau. En L’ Avet Blau la cocina tradicional. Otra opción el Hostal de Santa Fe del Montseny, donde también sirven comidas, basadas en productos locales de temporada.

Ruta fácil por el Montseny

Un paseo por Viladrau

Para completar el recorrido nos acercamos a Viladrau, un pueblo en el que se respira tranquilidad. Viladrau conserva el espíritu de las antiguas casas de veraneo a las que acudía la gente durante el verano.
Además, en Viladrau podéis visitar el Espai Montseny, un centro de interpretación del Montseny con sendos espacios dedicados a historias de brujas y bandoleros.

Viladrau

El parque del Montseny es ideal para hacer una escapada y pasar un día tranquilo en familia. Perfecto para desconectar con los peques disfrutando de la naturaleza y el aire limpio de la montaña.